CERCO INDUSTRIAL
DE PEÑARROYA-PUEBLONUEVO

EXPLICACIÓN HISTÓRICA DEL CERCO INDUSTRIAL

Peñarroya-Pueblonuevo, ubicado en la sierra norte de Córdoba, surge a finales del siglo XIX con la implantación y desarrollo de la actividad minera e industrial promovida por capital francés. Tras la identificación e inventario de los diferentes inmuebles que constituyen su patrimonio, en 2018 fue declarado  Bien de Interés Cultural dentro del Catálogo de Patrimonio Histórico Andaluz, en la Tipología de Lugar de Interés Industrial.

  • SITUACIÓN

 

El núcleo urbano de Peñarroya-Pueblonuevo se encuentra situado en el alto Valle del Guadiato que ocupa la mitad  noroeste de la provincia de Córdoba, siendo en la actualidad el núcleo de mayor población y el centro neurálgico de servicios. La peculiar geología del lugar ha determinado su realidad actual, siendo el origen directo de la aparición de Pueblonuevo del Terrible y su posterior industrialización.

Dentro del término de Peñarroya-Pueblonuevo, la posición del antiguo Cerco Industrial al sudeste de la ciudad constituye uno de los límites de la misma en esta dirección, siendo el resto, las peñas y el peñón en la dirección opuesta, noroeste; el trazado de la nacional 432 Badajoz- Granada junto con la posición de un lavadero de carbón en el noreste y la mina Cervantes en el suroeste.

Por otro lado, la topografía de la ciudad en descenso desde el peñón hacia el sudeste confluye en una conexión visual con la sierra y el río hasta llegar a sus proximidades, situándonos en la antigua zona industrial, donde la pendiente queda suavizada.

 

 

Dentro de la misma el paisaje queda marcado por la abundancia de chimeneas que todavía permanecen en pie, por las huellas del trazado del ferrocarril que atraviesa transversalmente la zona en su totalidad y por los restos de edificios que quedan comunicados por este trazado, la mayoría de ellos en estado ruinoso debido a su abandono y demolición.

 

La situación de la antigua zona industrial conduce a uno de los grandes temas abordados en la actualidad ya que estas industrias obsoletas se han convertido en “lugares privilegiados” donde se da la oportunidad de intervenir y dar una solución a los grandes problemas de las ciudades derivados de los procesos de dispersión de lo urbano. Es en estas zonas donde se producen las grandes posibilidades de intervención, a través de operaciones de recalificación y reequipamiento. El valor estratégico que poseen es inmenso ya que gozan de una gran centralidad en la mayoría de los casos, como podemos ver en los cascos históricos de muchas ciudades. En esta población, la zona adquiere una particularidad especial y es que la ciudad surge tras la localización primera de esta zona industrial. De forma paralela al surgimiento y crecimiento del Cerco Industrial, se origina un núcleo de población organizado en función de una zona residencial de la colonia francesa, el actualmente conocido como Barrio Francés, que conserva su trazado así como su estructura urbana con una arquitectura claramente jerarquizada.

Este fenómeno urbano tiene su génesis en 1861 cuando aparecen en Sierra Morena los financieros belgas  Parent  y Shakent interesados en el negocio  de  los  ferrocarriles. Génesis que da lugar a una población centralizada a partir de un foco que sería el área industrial. Es imprescindible pensar la clara relación que posee la génesis de Peñarroya-Pueblonuevo  con la búsqueda de la ciudad industrial moderna que se da en Francia en el primer decenio del siglo XX.

  • La aparición del Cerco Industrial

 

La revolución industrial llega a España de forma algo tardía y será aquí donde el capital extranjero podrá encontrar materia prima aún sin explotar, dando lugar al establecimiento de compañías en su mayor parte inglesas y francesas en diferentes zonas del territorio español.

Es en esta zona donde las circunstancias especiales de explotación de la Comarca del Guadiato e inmediaciones, de diferentes minerales, y en especial la zona de Peñarroya-Pueblonuevo, rica en carbón y plomo, y la necesidad de transporte de la materia prima a la que el propio material del carbón serviría como fuente de energía además de servir de fuente para el propio funcionamiento de toda la industria asociada que posteriormente iría apareciendo, convirtió a esta zona en el lugar adecuado para la creación de la gran compañía Sociedad Minero y Metalúrgica de Peñarroya-Pueblonuevo en 1881, que aunque ya iniciara su actividad en la década anterior, se constituyó como tal y dio lugar a la posterior industrialización en esta fecha.

La primera actividad existente en el Cerco Industrial fue la explotación de la mina Terrible hacia 1840, la cual se encontraba situada en dichos terrenos. La compañía francesa Parent-Shaken se hace con la propiedad de la mina Terrible  entre  otras, y para  tratar el mineral de plomo levanta una fundición junto a las instalaciones de la mina Terrible, comenzando  aquí el origen del Cerco Industrial. Ligado al  tratamiento y refino  del plomo, surgen productos secundarios que, para su aprovechamiento, necesitan a su vez de otras instalaciones y tecnologías sobre las que se desarrollarán una serie de industrias, tanto  subsidiarias  como auxiliares  que, con su propia  demanda  de energía, completarán el ciclo  del consumo  del carbón.

La profusión  en el uso de las nuevas técnicas y materiales  que revolucionaban la construcción  en Europa dejó abundantes  muestras  de las innovaciones y soluciones atrevidas  que sobreviven  hoy, con distinto  éxito, como testimonio  de aquella época de progreso y que, mediante  su agrupación dieron lugar  a un nuevo  tipo  de paisaje, el industrial. Estos edificios industriales  de características altas chimeneas, proporcionan a la ciudad una silueta diferente.

 

Existe en la actualidad una conciencia colectiva de preservar  la memoria social y material de la comarca en unos tiempos señalados por el abandono de las explotaciones que dieron ocupación a sus gentes y por la desaparición de la industria  que protagonizó  momentos  sobresalientes  de la historia  reciente de esta comarca. Por lo tanto  para el correcto  desarrollo  sociocultural de Peñarroya-Pueblonuevo y  en general  de la Comarca del Guadiato, así como  para una  adecuada  promoción  de sus valores  patrimoniales, se hace necesaria  la conservación de los edificios de índole industrial más relevantes desde el punto de vista  histórico  y arquitectónico, ubicados casi todos en el Cerco Industrial de la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo.

El conjunto de este patrimonio  se compone por casi un centenar de edificios muy  variados que forman distintas  agrupaciones  según el uso a que estaban adscritos. Así podemos encontrar  instalaciones  mineras, talleres, fábricas, instalaciones  siderúrgicas,  almacenes,  cocheras  y  edificios  administrativos  y sanitarios. Teniendo en cuenta la diversidad de industrias existentes en el Cerco industrial, y que dentro de cada área éstas se dividen en diversas sub-áreas, para facilitar la comprensión de este conjunto podríamos diferenciar seis grandes agrupaciones.

  1. FUNDICIÓN DE METALES

  2. CENTRAL TÉRMICA/ DERIVADOS DEL CARBÓN/TALLERES

  3. PRODUCTOS QUÍMICOS Y PRODUCTOS REFRACTARIOS

  4. MINA SANTA ROSA

  5. ALMACÉN CENTRAL

  6. FÁBRICA DE PAPEL Y TEJIDOS

 

Los principales edificios que se conservan presentan las características propias de las corrientes arquitectónicas de la época en la que predominaba el eclecticismo y el historicismo, pudiéndose encontrar también algunas trazas neorrománicas así como algunas claras contribuciones de la arquitectura popular francesa, si bien, como corresponde a la arquitectura industrial, todos tienden al funcionalismo.

  • SITUACIÓN DEL CERCO INDUSTRIAL TRAS EL CIERRE DE LAS INSTALACIONES

 

Una vez que la Sociedad Minero y Metalúrgica de Peñarroya-Pueblonuevo cesa su actividad derivada de la crisis económica y de la poca rentabilidad del material en la segunda década del siglo XX, vende todo el terreno que constituye El Cerco Industrial y sus instalaciones a la empresa COPESA dedicada al desguace del metal, a excepción del suelo en donde se encontraba la Mina Santa Rosa propiedad del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo. En este periodo va a existir cierta mentalidad de desconsuelo y olvido, tanto por parte de las administraciones como de la propia conciencia colectiva de la ciudad, lo cual les lleva a una especie de sentimiento de cierre de esa etapa fructífera que ya había llegado a su fin. Es en este momento cuando este paraje representado por el Cerco Industrial queda separado del pueblo por su “cerco” o muro, quedando situado en el olvido, pero por su situación de proximidad va a permanecer siempre presente en el paisaje urbano, generando así una huella de identidad propia a lo largo del paso de los últimos años.

En la primera década del siglo XXI, con la eclosión de las intervenciones en los suelos industriales que ocupan en la mayoría de los casos espacios privilegiados dentro de las ciudades, surge el interés por parte de las administraciones en plantear la recuperación de este lugar. En el año 2002 se aprueban definitivamente las Normas Subsidiarias municipales y en ellas, se clasifica a este suelo como Suelo Urbanizable dividido en dos áreas, El Cerco Norte con uso residencial y de equipamientos y el Cerco Sur destinado únicamente a Suelo Industrial. en esta ordenación solo se otorga protección a siete edificaciones considerando solo su dimensión y estado de conservación.

Las únicas edificaciones protegidas por la normativa urbanística en aquel momento fueron el Almacén Central, el edificio de la Fundición de Plomo que perdería su simbólica chimenea quedando eliminada por un vial principal, el Almacén de Productos Refractarios que también perdería el edificio previo colindante correspondiente a la propia fábrica, las oficinas del edificio de La Desplatación siendo un añadido al edificio principal de la segunda mitad del siglo XX, , el Edificio del Planning, La Fundición de Hierro y La Nave Nordon.

En esta etapa encontramos la inexistencia de cualquier tipo de información relacionada con el patrimonio industrial existente, tampoco existía por parte de la administración o instituciones ningún plano en soporte digital del área de estudio.

En el año 2004 se redacta para la Excma. Diputación de Córdoba el Proyecto de “Centro Histórico de la Minería” ubicado en el mismo Cerco Industrial dentro del único suelo propiedad del ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo en aquel momento. Este proyecto se concibe como la primera oportunidad de intervenir en dicho entorno patrimonial recuperando una antigua mina. El proyecto contempla la rehabilitación de los dos edificios existentes correspondientes al que albergaba la sala de máquinas y el centro de transformación que suministró después de energía eléctrica, la reproducción del castillete original de madera, la creación de un mirador sobre la parte elevada de la mina hacia el Cerco donde irían paneles explicativos para dar a conocer el lugar y una galería simulada para cerrar la visita. En ella se reproducirían las diferentes fases dentro de la historia de los trabajos de extracción del mineral, pasando desde las primeras secciones realizadas en cuadros de madera hasta los diferentes tipos de secciones metálicas. También se proyectó un edificio de nueva planta que albergaría el Centro de Interpretación manteniendo un diálogo con el patrimonio existente a través de un edificio lineal similar a la tipología predominante y en el que el visitante accedía de forma tangencial, de igual forma que la llegada del ferrocarril para dar servicio a los mismos, algo muy característico en el funcionamiento del Cerco. En él se dotaba de servicios y de dos salas que constituían el espacio museístico. De este proyecto, se realizó una primera fase en el 2006 en la cual se dotó de servicios urbanos, se dotó de alumbrado e instalaciones a todos los espacios exteriores hasta llegar a los dos edificios existentes, se rehabilitaron ambas edificaciones, se creó el mirador construyendo muros de contención de hormigón para suavizar la pendiente de acceso y se reprodujo el castillete original en madera a partir de un plano original encontrado. Está primera actuación se acometió con una subvención de la Diputación de Córdoba.

 

Posteriormente en una segunda fase, se realizó la estructura de hormigón para la Galería Simulada que quedaría enterrada superficialmente. Está actuación fue acometida con una subvención de los Fondos Miner que financiaba la Comunidad Económica Europea para ayudar a la reconversión de las zonas mineras. Está actuación fue finalizada en el año 2009.

A partir de esta fecha se solicitó a los mismos fondos el acondicionamiento de la galería y la construcción del edificio correspondiente al Centro de Interpretación, pero finalmente Peñarroya-Pueblonuevo quedó fuera de estas ayudas.

 

En el año 2005 se comienza el primer expediente correspondiente a la Documentación técnica para la Inclusión en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz de los “Lugares Vinculados al patrimonio Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo” como Bien de Interés Cultural. Este trabajo, además de contener un profundo estudio histórico que abarca los inicios de la minería en la comarca desde la prehistoria hasta la actualidad y un exhaustivo análisis de aquellas edificaciones dentro del Cerco Industrial que pudieran ser susceptibles de protección por su valor histórico y arquitectónico, presenta un difícil trabajo de campo en el que se estudia in situ todos los vestigios existentes en el lugar, realizando una investigación de los posibles usos a los que podrían haber estado dedicadas cada una de las edificaciones. Finalmente, se recogen en un inventario un total de 53 inmuebles con una descripción detallada del sistema constructivo, contexto histórico y estado de conservación de cada una de ellos.

Este primer trabajo fue entregado en el año 2005 y posteriormente en el año 2006 el expediente continúa con un segundo encargo para abordar con los mismos criterios aquellos edificios ferroviarios vinculados al Patrimonio Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo susceptibles de ser protegidos dentro del mimo expediente. Al igual que en la documentación anterior, el trabajo contiene una completa memoria de la historia del ferrocarril en el lugar, el cual estuvo directamente vinculado a la actividad minera e industrial de la comarca y en él, se recoge en un inventario un total de 25 inmuebles en el que se detallan sus características históricas y arquitectónicas. Finalmente, en 2007 se realiza un último encargo para abordar dentro del mismo expediente las edificaciones del casco urbano vinculadas al Patrimonio Industrial de Peñarroya-PuebLonuevo. Este último trabajo fue presentado en el año 2008 recogiendo un total de 55 inmuebles.

En este año, por diversos motivos, factores y circunstancias que sufren las propias administraciones intervinientes, el expediente quedó paralizado hasta el año 2017. Es entonces cuando se realiza la unificación de los tres trabajos previos, recogiendo una actualización de los mimos y redactando el expediente final que otorgaba la protección definitiva que se le daría a este patrimonio.

 

 

Finalmente tras la propuesta contenida en las tres primeras documentaciones en las que fueron planteados un total de 133 inmuebles, en el expediente final obtienen protección 53 edificaciones, 35 dentro del Cerco Industrial, 5 edificaciones ferroviarias vinculadas,  7 dentro del casco urbano y 4 conjuntos mineros, incoándose a principios del año 2018 y obteniendo finalmente la declaración como Bien de Interés Cultural en la tipología de Lugar Industrial en Diciembre de este mismo año.

 

En los últimos años, además del proyecto de Centro Histórico de la Minería en la antigua Mina Santa Rosa dentro del Cerco industrial, también se han realizado diferentes proyectos para consolidar este patrimonio de los cuales, solo dos ellos han sido ejecutados por falta de financiación. Uno ha sido el de Rehabilitación de la estructura y cubierta del antiguo Almacén Central. Actuación que fue financiada en el año 2010 por el “Plan E” y que permitió recuperar este emblemático edificio. Antes de este proyecto, fue realizado otro de Rehabilitación Integral del edificio para el Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo, destinado a Centro Empresarial en el cual se dotaba de instalaciones adecuadas para su uso y se proyectaba una modulación de locales en su perímetro realizados con paneles móviles para poder adaptarse en tamaño a las necesidades de los empresarios según su actividad. Las grandes áreas bajo los dientes de sierra se dejaban como espacios libres para el ocio y diversión a modo de patio cubierto, y en la nave oeste se proyectaba una zona lineal para uso museístico en donde se dejaban vistos los fosos con iluminación interior bajo suelo de vidrio. Este proyecto no encontró financiación en aquel momento para ejecutarse, por lo que posteriormente el proyecto se redujo solo a la actuación de restauración y consolidación anteriormente descrita, pero que fue fundamental para permitir su recuperación.

Otro proyecto ha sido la Restauración de la Chimenea de la Antigua Fábrica de Papel. Esta actuación se encuentra situada en las inmediaciones del Cerco Industrial y también está catalogada como Bien de Interés Cultural. Dicho proyecto ha sido promovido por la asociación local la Maquinilla y financiado por crowdfunding, en donde ha participado gran parte de la población de Peñarroya-Pueblonuevo. Además, el proyecto ha recibido la Etiqueta Industriana 2018 por la Federación Europea de Asociaciones de Patrimonio Industrial y Técnico.

Otros proyectos realizados dentro del Cerco Industrial por encargo del Ayuntamiento de Peñarroya-Pueblonuevo han sido la Rehabilitación de la Nave Nordon, la Rehabilitación de la Antigua estación de Peñarroya-Pueblonuevo y el Embellecimiento y Consolidación del Cerramiento Sur del Cerco Industrial. Ninguno de estos proyectos ha encontrado financiación para ejecutarse.

La asociación cultural y patrimonial desde la cima presenta su tour virtual el próximo día 18 de septiembre de 2021.

Lugar: casa de la cultura de peñarroya-pueblonuevo (córdoba)

Hora: aún sin determinar.




9 visualizaciones0 comentarios